Raúl Gustavo Aguirre: poeta, antólogo, traductor y crítico nacido en Buenos Aires, Argentina (1927-1983).

Oración de la tarde, Arthur Rimbaud

Como un ángel en manos del barbero, sentado
Vivo. Y empuño un chop de acentuadas estrías.
Una pipa en los dientes y el epigastrio inflado,
En el aire que surcan inciertas travesías.

Como las heces cálidas de un palomar vetusto,
Mil sueños en mí dejan una dulzura ardiente:
Y así mi corazón es como un triste arbusto
Que tiñen rojas gotas de un oro incandescente.

Y una vez que a mis sueños me los volví a beber,
Cauto, después de treinta o cuarenta festejos,
A calmar me retiro el acre menester.

Dulce como el Señor del cedro y los hisopos,
Meo hacia el cielo pardo, muy arriba y muy lejos,
Con la aquiescencia de los grandes eliotropos.

(Poésies, 1871.)

4 comentarios:

  1. Oración de la tarde, Arthur Rimbaud
    Vivo sentado como un ángel en manos del barbero,
    empuñando una jarra (chope) de acentuadas estrías.
    Una pipa en los dientes y el epigastrio inflado,
    En el aire que surcan inciertas (velas de barco, carpas)

    Como las heces cálidas de un palomar vetusto,
    Mil sueños en mí hacen dulces quemaduras
    Y por instantes mi triste corazón es como una savia
    Que ensangrenta de oro oscuro las rayuras

    Luego, cuando me tragué mis sueños cuidadosamente
    Me vuelvo, después de haber bebido treinta o cuarenta tazas,
    Y me recojo para abandonar la necesidad acre:

    Suave como el Señor del cedro y los hisopos,
    Meo hacia los cielos pardos, muy alto y muy lejos,
    Con el consentimiento de grandes heliotropos.

    ResponderEliminar
  2. coulures -Couler= irse a pique, zozobrar, hundirse en sentido figurado. naufragio

    ResponderEliminar
  3. cuando termine una version, se la postearé por aca, gracias por su amabilidad.Saludos desde la Normandie.

    ResponderEliminar

Los comentarios son responabilidad de sus autores. Este blog no se responsabiliza por el uso indebido de los comentarios.